Beneficios de que los niños jueguen con agua

Jugar y hacer ejercicio en el agua es divertido, pero además tiene beneficios. Conoce la lista de motivos para que los niños jueguen con agua

Ya sabemos que el agua nos relaja a todos y más a los niños. Su sonido, sentirnos más ligeros dentro de ella, su temperatura, son factores que nos ayudan a desestresarnos. Sin embargo no se trata de estar inmerso en agua nada más: jugar en el agua permite a los niños tener muchos otros beneficios.

Equilibrio y fuerza

¿Cómo? ¡Pero si solo están chapoteando! No, no, es mucho más que eso. Jugar en agua es reconocer un territorio, una superficie distinta en la que las reglas son otras aún para las actividades más simples. Piénsalo. Caminar dentro de un cuerpo de agua nos hace recalcular nuestros movimientos. Incluso aplaudir debajo del agua es toda una experiencia novedosa. Y es que el agua agrega resistencia a los movimientos que se hacen dentro de ella y por eso se necesita más fuerza muscular para moverse dentro de ella.

Coordinación

Cuando ya se trata de nadar, este ejercicio desarrolla habilidades motrices que ayudan a mejor la coordinación. Los movimientos de brazadas y pataleo ayudan a los niños a coordinar ambos lados del cuerpo para lograr moverse dentro del agua. Al nadar los niños practican esta habilidad. También al tratar de caminar en una superficie que no está del todo seca o bien, tiene cierta circulación de agua. Todo esto mejora su coordinación motora.

Habilidades sociales y de comunicación

En el agua, los niños exploran e interactúan uno con el otro. Van descubriendo cosas y las comparten emocionados al tiempo que suceden. Además, tener logros en el agua ayuda al autoestima. Muchas veces incluso se organizan espontáneamente actividades de equipo que los ayudan a ser más cooperativos y empáticos.

Aprendizaje

Los cuerpos de agua ofrecen una buena oportunidad para hacer experimentos físicos y descubrimientos. Pueden ver cómo se desplaza el agua cuando se agrega un cuerpo con volumen o cómo se mueve una varita de madera que es arrastrada por un riachuelo. Aunque los niños ya hayan jugado con tierra, por ejemplo, ¿qué pasa cuando se mezcla con agua? Todo eso los emociona e incentiva a seguir aprendiendo.

Creatividad

El agua permite a los niños usar mucho su imaginación. Mientras los niños juegan, pueden estar haciendo como que trabajan de distintas maneras. Lograr manipularla también les requiere habilidades creativas. Manipular agua también los ayuda a encontrar soluciones distintas a problemas conocidos.

Seguridad ante todo

Los niños necesitan supervisión constante cuando están en el agua, aunque sea solamente en una tina o un chapoteadero pequeño. Los niños pequeños son los que corren más riesgos: un niño se puede ahogar en 6 cm de agua. Eso quiere decir que un accidente puede suceder en el momento que menos lo esperes. Nunca dejes de cuidar y ver a los niños cuando se encuentren jugando con agua.

Nunca asumas que un niño que sabe nadar no tiene riesgo de ahogarse. Todos los niños deben ser cuidados mientras están en el agua, sin importar sus habilidades natatorias.

Da pequeños pasos y elógialos
Superar el miedo al agua es un proceso gradual. Empieza por invitarlo a meter un pie en el agua y cuando lo haga, aunque sea por un segundo, aplaude mucho su valor. Y así, primero un pie, después el otro y todo el tiempo reforzándolo positivamente.

Echa mano de salvavidas y flotadores
Todos los accesorios que sirvan para flotar pueden hacer que los niños se sientan más cómodos en el agua.

Con toda esta información ¿Qué esperas para tener una piscina en casa? Comunícate con Industrias Ser que  te ofrece piscinas de PRFV haz clic aquí

 

Fuente:bbmundo.com

 

Por admin_indser
En:
Imagen de admin_indser
admin_indser
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec vulputate odio felis, at consectetur elit ullamcorper sit amet. Nullam eget hendrerit dui. Aenean augue leo, vestibulum, porttitor a dolor.

Deja tu comentarios

* son requeridos.

start typing and press enter to search